Autor

Luis Alberto de Cuenca

(Madrid, 1950)
Profesor de Investigación del CSIC y académico de la Real Academia de la Historia, posee una importante obra como poeta, ensayista y traductor. Entre sus volúmenes de ensayos y análisis literario destacan Necesidad del mito (1976 y 2008), El héroe y sus máscaras (1991), Etcétera (1993), Álbum de lecturas (1996), Señales de humo (1999), De Gilgamés a Francisco Nieva (2005), Nombres propios (2011), Libros contra el aburrimiento (2011) y Palabras con alas (2012). Su libro de poesía La caja de plata (1985) obtuvo el Premio de la Crítica y Cuaderno de vacaciones el Nacional de Poesía en 2015. La mayor parte de su obra poética está recogida en Los mundos y los días, cuya cuarta edición se publicó en 2012. También ha publicado La mujer y el vampiro, El cuervo y otros poemas góticos y Los retratos. En 1989 logró el Premio Nacional de Traducción por su versión del Cantar de Valtario. En 2006 obtuvo el Premio de Literatura de la Comunidad de Madrid, y en 2013 el Premio Julián Marías de Investigación en Humanidades.

Mostrando todos los resultados (8)

  • 10,95
    Con la aparición en 1985 de La caja de plata (Premio de la Crítica 1986) Luis Alberto de Cuenca optó por una poesía de «línea clara», narrativa, coloquial y, aparentemente, sencilla. Aunque desde entonces ha permanecido fiel al mismo estilo, la renovadora originalidad de sus versos hace de La caja de plata un libro único y explica su poderosa influencia en la poesía española contemporánea.
  • 15,95

    Recoge este volumen casi toda la poesía juvenil de Luis Alberto de Cuenca, pues reúne por primera vez los libros Elsinore (1972) y Scholia (1978), junto a la plaquette Necrofilia (1983). En palabras de Jesús Ponce Cárdenas, responsable de la edición y del extenso estudio preliminar que le sirve de prólogo, se trata de un «singular tríptico de tinieblas», ya que en estas tres obras se concentra la poesía más hermética del poeta madrileño.

  • 12,95

    Publicada por primera vez hace ocho años en la editorial Rey Lear, y completamente agotada, Hola, mi amor, yo soy tu lobo… y otros poemas de romanticismo feroz, recoge los poemas de romanticismo feroz de Luis Alberto de Cuenca, incluida la canción Caperucita feroz que escribió para Javier Gurruchaga y la Orquesta Mondragón, cuyos dos primeros versos dan título al libro.

  • 8,50

    Antes de abrazar la línea clara, Luis Alberto de Cuenca quiso acabar con el pasado de la tradición poética y, como el resto de los Novísimos, se regodeó en un esteticismo culturalista. Esa etapa hermética, de línea oscura, ya delataba, sin embargo, las obsesiones que han marcado el resto de su obra: el mundo grecolatino, la mitología germánica, la Edad Media, el desencanto amoroso, la pasión por la cultura pop

  • Apasionado por la literatura y el cine góticos, Luis Alberto de Cuenca ha ido
    recogiendo en cada uno de sus libros publicados hasta el momento un importante número de poemas centrados en los grandes mitos del terror. Entre ellos El cuervo, un homenaje al gran poema de Edgar Allan Poe.

  • 17,95

    Apasionado lector de cómics y acérrimo defensor de la cultura popular, una de las grandes ilusiones de Luis Alberto de Cuenca era aparecer en las páginas de un tebeo. Lo ha conseguido con la ayuda de la ilustradora Laura Pérez Vernetti, que ha trasladado al tebeo quince poemas entresacados de la obra de este escritor, Premio Nacional de Poesía 2016. Y, además, Luis Alberto protagoniza alguno de los episodios, lo que también le convierte en un personaje de cómic, como sus admirados Tintín, Flash Gordon y Príncipe Valiente.

  • 24,95

    Durante las últimas décadas, Luis Alberto de Cuenca ha colaborado asiduamente como columnista y crítico literario del diario ABC. Juramentado contra el aburrimiento, sus gustos literarios saltan del clasicismo a lo popular: Homero y Virgilio caminan de la mano del Príncipe Valiente y Shakespeare acude del brazo de Tarzán a ver la última película de Quentin Tarantino.

  • 22,95

    A través de diez apartados, que comprenden toda la literatura posible, desde los clásicos grecorromanos a la novela de género y al cómic, Luis Alberto de Cuenca propone un itinerario de lecturas por el territorio de la imaginación con el único objetivo de que el lector lo pase bien y olvide por un rato lo que Rubén Darío definió como «el dolor de ser vivo».