El rey del verbo ágil en la ciudad automática