Emilio del Río recomienda «Defensa de la felicidad»