«Hollywood fue como pisar la luna»