La mejor ciencia ficción del 2020 es de Castellón