Mateo Díez y Merino apadrinan el primer libro de relatos de Rogelio Blanco