Una reseña de “Excelentísimos borrachos”