Hay pobreza cada vez que una persona pisa a su prójimo