La oscura verdad del Transiberiano, el tren de la muerte de Stalin