Manuel Azaña. A la altura de las circunstancias