Un “humano” algoritmo entre fogones