Una reseña de “La marea del tiempo”